Sí, todo es diferente en la frontera

29 Enero 2018

David Ed Castellanos Terán
@dect1608

Sí, todo es diferente en la frontera 

La guerra contra el narcotrafico provocó que el presidente de México Enrique Peña Nieto, cancelara la visita que tenía programada para mañana martes a la ciudad de Reynosa en “el infierno” Tamaulipas. El hecho insólito provocó grandes interrogantes. 

¿Peña no tiene garantías en su propio país? ¿No valía la pena exponerse con una visita de alto riesgo? Pero si la suspensión o cancelación del presidente, fuera un acto meramente político ¿a qué se le atribuye? Tal vez Peña Nieto, está dejándole toda la responsabilidad de los próximos resultados electorales al actual gobernador panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca que podría mandar hasta el tercer lugar a los candidatos al Senado y Diputación Federal del PRI, incluido José Antonio Meade Kuribreña, aunque existan optimistas que aseguran la operación política a favor de Mid está garantizada. 

Peña Nieto y Cabeza de Vaca, pudieron haber roto toda comunicación con esta alarmante y preocupante decisión de cancelar su vuelta por Reynosa, pero igual si usted prefiere y es afín al panismo actual puede entenderlo como una entrega total del estado tamaulipeco al gobernador que lo respaldó desde que fue Senador de la República. Aún falta mucho para la elección como para especular sobre el significado de la cancelación. 

Así mientras el ánimo electorero comienza a tomar fuerza en el estado de Tamaulipas que tuvo en el 2017 el año con mayor número de homicidios en la última década. El mandatario estatal a través de la Secretaría de Bienestar Social (SEBIEN) a cargo de Gerardo Peña Flores, trabaja en la recomposición del tejido social heredado por más de 80 años de priísmo, logrando impactar en un año a más de 300 mil jóvenes con programas de fortalecimiento en valores con la intención de que mejoren las condiciones de seguridad, “Cuando uno respeta al prójimo ni se roba, ni se mata”, comenta Peña Flores.

Los tamaulipecos tienen bien presente los episodios más violentos de la entidad que se escribieron en 2010 y 2014, pero el 2017 fue incluso tan terrible que se registró el exterminio de familias enteras en la capital del estado por la disputa del control de las drogas entre los más de tres cárteles que operan y sus respectivas células delictivas, situación que aunque parezca un diálogo de campaña, los panistas achacan al PRI de Tomás Yarrington, Hernández Flores y Egidio Torre Cantú. 

Entonces Gerardo Peña Flores, que se dice dispuesto a seguir trabajando por Tamaulipas, desde donde lo indique Cabeza de Vaca, ha externado que esta situación desagradable requiere de un trabajo de varios años y de mucho esfuerzo en coordinación con la sociedad civil.  

“Desafortunadamente hubo una generación que anda en el campo y que muchos de esos niños que ahora son jóvenes se encuentran en el campo haciendo daño, no tuvieron una instrucción ni formación de valores siendo esto inexistente en cuanto a la transmisión de valores, se perdió la enseñanza de los conocimientos de los mismos y eso hace que tuviéramos una sociedad rota”. 

Las condiciones inseguras del Tamaulipas actual tampoco son ajenas a la desaparición de personas y familias enteras, la guerra entre fuerzas federales contra grupos delictivos sigue escribiendo páginas de sangre y dolor; esto nadie lo puede negar, tampoco es honroso saberlo pero quedarse quieto ante la embestida de la inseguridad sería el peor de los pecados. Por eso mismo Gerardo Peña Flores, por instrucciones de su comandante “el uno” Francisco García Cabeza de Vaca, tiene la encomienda de madurar los proyectos y charlas enfocadas a los valores humanos que dirigen a los jóvenes tamaulipecos, así como labores de mediación comunitaria, atención psicoemocional, talleres y cursos de capacitación para el empleo, todo esto como parte del programa Tiempo de Todos Talleres, Pláticas, Psicoemocionales que según refieren los del Gobierno de Tamaulipas poco a poco irán dando como resultado una entidad más segura. 

“Hemos venido construyendo y reconstruyendo a través de muchas pláticas que tienen que ver con cultura de la Paz, cultura del perdón y en fomento a lo deportivo y lo cultural para que los niños tengan alternativas, conozcan programas e instrumentos musicales porque sabedores de que tomando un instrumento difícilmente  van a tomar un arma o que si están jugando a la pelota, seguramente estarán alejados de los vicios”, comentó Peña Flores. 

Así mientras el priísmo es por ahora el villano de la película y los panistas se disfrazan de héroes sin capa, ni antifaz; el presidente Peña Nieto, parece soltó a la deriva esta entidad brindándole toda la confianza a Cabeza de Vaca quien está obligado y deberá cumplir la promesa de que Tamaulipas recuperará su grandeza.